Haz tu preinscripción
Un payaso, un Clown, como quieras llamarlo, está en nuestra aceptación de que no somos perfectos, (Y NO QUEREMOS SERLO) de reírnos de nuestras imperfecciones y torpezas y así, aceptarlas y transformarlas en algo positivo.
El clown, un ser auténtico, emocional, transparente, que siente y muestra lo que siente. Un ser vulnerable. Siempre dispuesto al juego, sí al juego, sí a emocionarse, a sentir y a comunicarlo. Hay una vía directa de comunicación con el público, con el que se emociona, comparte y transmite todo lo que le pasa. La vida es emoción, la vida es juego, la vida es compartir. Vivir el ahora, vivir el presente.

Porque reírnos de nosotros mismos es el camino más corto para llegar a aceptarnos. Y de aceptarnos a amarnos. Y encontrar el placer de que cuanto más nos reímos de esas debilidades, de esas torpezas, de esas “imperfecciones”, más hacemos reír a los demás.
El Clown, el payaso, no actúa, el Clown “es”. Esa es la base de mi trabajo en este taller: el no intentar “hacer reír”, el no intentar “hacerse el gracioso”. El payaso hace reír por su forma de encajar lo que le ocurre, porque expone sus emociones sin ocultarlas. Nos reímos porque el público se identifica con él, nos reímos porque el payaso se atreve a hacer y a decir, desde su inocencia, lo que nosotros queremos hacer y decir y no nos atrevemos.

¿Qué vamos a hacer en este taller?

TRABAJAMOS desde el vacío y desde la aceptación de lo que sintamos en cada momento, sin juzgarnos.
Para ello, trabajamos mucho el conocimiento del grupo, creando un ambiente de trabajo serio pero divertido, lúdico y sano. Aplicaremos un conocimiento basado en el juego y la confianza, así como el entretenimiento para potenciar la concentración, la escucha, el AQUÍ Y AHORA, tan importante en el Clown que solo vive en el Presente.
Trabajamos las siguientes facetas del Clown:
“Ser” “No actuar”,

La transparencia y vulnerabilidad. Estar abiertos a todas las emociones que puedas vivir, aceptarlas y ofrecérselas al público.
El placer de hacer reír. Imprescindible en un Clown. El Clown disfruta de ofrecer lo que le ocurra, ofrecérselo al público.
El ping, pong… El público también te ofrece cosas, emociones. El Clown está abierto a lo que este le dé y lo integra.
Perder el miedo al ridículo. Disfrutar de hacer el ridículo.
Aceptar todas las emociones que nos vengan, sin enjuiciarlas. Son parte de tu Clown y aquí puedes hacer reir  a los demás.
El compañero, la escucha.
La creatividad. Potenciar la imaginación,
El trabajo con la nariz roja, la máscara más pequeña del teatro. Y como todas las máscaras teatrales no sirven para esconderse sino para exponerse.

¿Quién puede hacer el taller?
Cualquiera que tenga ganas y curiosidad de conocer ese Personaje que anida en su interior. Quien tenga ganas de reírse de sí mismo, y de hacer reír a los demás, de aceptar el reto de adentrarse en el mundo de sus emociones e integrarlas sin juzgar. Pero, sobre todo, cualquiera que tenga ganas de JUGAR y de REIR
Taller recomendado para quienes trabajan con las emociones , tanto como terapeutas, maestros, enfermeros, actores, etc.. Todos aquellos que se relacionen con el publico puesto que el clown les ayuda a conectar con los demás desde la verdad y la empatía.
En el taller también trabajaremos ejercicios de Risoterapia que nos ayudarán a desbloquear nuestra risa, a sacarla de una manera natural por medio de ejercicios de relajación y técnicas como las vocales de la risa. Para darnos cuenta de lo necesario que es reírse de nosotros mismos y tomarnos la vida de una manera más positiva y lúdica. Desdramatizando nuestras circunstancias y recordando que la risa es una herramienta de afectividad y autoestima y que la tenemos todos los seres humanos.

 

Haz tu preinscripción